• ¿Mitos o verdades?

    Dicen que la infusión perfecta no existe, aunque los amantes del café no estemos de acuerdo con dicha afirmación, pues queda claro que nada como un buen café de nuestra Bosch Tassimo a cualquier hora del día, ¡y mientras más tacitas mejor! Sin embargo existen muchos mitos sobre los posibles efectos de la ingesta de café en la salud del cuerpo humano, muchos de ellos ya están instalados en las creencias populares y son difíciles de erradicar. Veamos qué hay de cierto y qué no en algunas de las siguientes afirmaciones.

    El café no es recomendable para mujeres embarazadas: es un tema muy investigado en universidades de todo el mundo y debatido hasta el cansancio en foros de maternidad, de salud y científicos. Lo cierto es que los estudios han demostrado que si se consume café con moderación durante la gestación y la lactancia, el café no se asociaría al riesgo de aborto espontáneo, bajo peso al nacer o la muerte súbita del lactante, ni mucho menos a la infertilidad. Así que le consejo sería beberlo con moderación.

    El café aumenta de peso: negativo. El café no aporta una cantidad de calorías significantes que puedan interferir en el aumento de peso. Lo que sucede es que muchas veces se le agrega azúcar para endulzarlo y es ahí cuando se registra un aporte calórico que podría ser considerable.

    El café produce adicción: ¡error! Si bien es cierto que entre los grandes tomadores de café cuando entran en abstinencia se han registrado síntomas como irritabilidad, fatiga y dolores de cabeza, se comprobó que a las 48 horas de haber dejado la infusión, estos desaparecen. Por lo tanto la OMS (Organización Mundial de la Salud) la reconoció como una bebida no adictiva.

    El café puede producir gastritis: esta información es incorrecta. Está comprobado que el consumo de café no colabora con la aparición de la gastritis u otras afecciones del aparato digestivo. Sin embargo, una vez que una persona manifiesta esta condición sí es necesario evaluar de manera individual si el café incrementa el malestar. En ese caso, se recomienda disminuir el consumo de café o bien optar por uno descafeinado.

    El café afecta positivamente el rendimiento físico: correcto. Debido a que el café contiene una dosis alta de cafeína, la cual actúa sobre los receptores del cerebro, está comprobado que el consumo de café mejora la concentración y el rendimiento tanto mental como físico.

    Son muchos los beneficios que el café puede aportar a la salud. Por ejemplo además de cafeína, es rico en antioxidantes que son absorbidos por el cuerpo. Recordemos que los alimentos ricos en antioxidantes ayudan a disminuir el riesgo de padecer enfermedades como el cáncer, diabetes, entre otras. La restricción al consumo de café se vincula a cada caso en particular, pues si por algún motivo la persona que padece insomnio o gastritis asocia estas situaciones al café, es recomendable para ella mermar el consumo de dicha infusión. Cada persona es un mundo y lo que es bueno para unos puedo no siempre serlo para otros.

    https://www.tassimo.es/maquinas/c-91/

    Categories: Food and Drink

    Tags: ,

    Comments are currently closed.